Inicio / Blog / ¿Cómo hacer una infografía? Conoce los diferentes tipos, formatos y ejemplos
Cerrar

¿Cómo hacer una infografía? Conoce los diferentes tipos, formatos y ejemplos

La información visual deja tu contenido más atractivo. Aprende cómo hacer una infografía descubriendo diversos tipos, formatos y ejemplos.

Imagen de un círculo estadístico rodeado por diferentes formatos estadísticos con la finalidad de representar una infografía, sus tipos, formatos y cómo hacerla.

Hay varios recursos que pueden enriquecer tu contenido y aportar para que la experiencia del usuario en tu página sea la mejor. Uno de ellos es la infografía, que además de contener informaciones importantes para tu público, es útil para orientar la lectura de manera más agradable e intuitiva.

Pero, quizás te estés preguntando: ¿y si no sé nada sobre diseño, podría crear infografías para mis textos? La respuesta es SÍ. 

A pesar de que la alternativa más fácil sea la contratación de una persona especialista, también es posible hacer una infografía sin gastar mucho (o nada) utilizando herramientas disponibles en Internet.

¿Quieres saber cómo? ¡Continúa leyendo hasta el final!

Post index MenuÍndice
¿Qué es una infografía? Tipos de infografía ¿Por qué utilizar la infografía en tu estrategia? ¿Qué debes tener en cuenta antes de hacer una infografía? 7 herramientas gratuitas para crear una infografía Consejos para mejorar el rendimiento de tu infografía Tutorial para crear una infografía con Canva Conclusión y diseño de la infografía
Volver al índice

¿Qué es una infografía?

De acuerdo con la definición del diccionario, infografía es una “explicación hecha por medio de imágenes (fotografía, dibujo, gráficos, anagramas, etc.) que, en el periodismo, se usa para sintetizar una noticia o resumir las informaciones presentadas en un texto”.

Pero, en la práctica, este recurso también se ha utilizado fuera del segmento de las noticias, con el fin de educar al lector antes de presentar un producto o servicio.

Hay diferentes diseños aplicables, pero generalmente incluyen gráficos, imágenes, íconos y breves secciones de texto cuya intención es transmitir una idea de la manera más clara posible. 

Las infografías deben contribuir a la comprensión general del tema por parte del lector en lugar de ser simplemente “un añadido” al contenido ya existente.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, la infografía no necesita, obligatoriamente, contener números para ser relevante. Cualquier información que pueda agruparse para facilitar la lectura y mejorar la comprensión sobre el tema para quienes visitan tu página, puede transformarse en una infografía.

Tipos de infografía

Así como cualquier otro medio, la infografía cuenta con varios formatos para que los utilices según tus necesidades y objetivos (atraer leads o aumentar tus ventas) y el perfil de tu potencial cliente.

1. Interactiva 

Como su propio nombre indica, las infografías interactivas poseen elementos que permiten que el lector interactúe con el contenido, por ejemplo títulos clicables, menús, línea de tiempo, etc. Además de ser más atractivas visualmente, ayudan a entender las informaciones, ya que el usuario decide la forma en que lee.

Imagen de una infografía interactiva extraída desde Google Imágenes.

2. Estática

Las infografías estáticas se componen, generalmente, de imagen y textos cortos.

Son ideales para transmitir informaciones más simples, como una variación numérica, pero también pueden ser utilizadas para explicar conceptos más complejos, como el organigrama de una organización, por ejemplo.

Si quieres dejar tu Instagram mucho más profesional y atractivo, estas infografías son las grandes aliadas. Dale un toque de color a tu contenido y verás cómo el engagement de tu audiencia se dispara.

Imagen de una infografía estática creada por Hotmart.

3. Animada 

Las infografías animadas se producen en el formato de video de animación o GIF (Graphic Interchange Format), que son piezas en movimiento.

Son ideales para explicar temas más complejos de una manera dinámica, y debido al movimiento de las imágenes, es un proceso compuesto de dos partes: el diseño (arte) y la animación.

Puedes crear un dibujo y utilizar el lenguaje de programación para animarlo, o filmar el proceso y editar el video, con la técnica conocida como stop motion. Ambos casos requieren un poco más de conocimiento técnico, pero son una excelente alternativa para que tu contenido sea más atractivo.

¿Por qué utilizar la infografía en tu estrategia?

Para empezar, porque las infografías hacen que tu contenido sea altamente compartible, y esto se traduce en tráfico orgánico y publicidad gratuita que puede hacer que tu negocio despegue, respaldando tus esfuerzos de SEO (y que Google entienda que mereces estar en las primeras posiciones). 

Además, es una excelente manera de llamar la atención sobre información que los visitantes podrían pasar por alto, mejorando la participación, reduciendo la tasa de rebote y aumentando las interacciones con tu audiencia.

En resumen, las infografías dejan cualquier contenido más interesante, conformando una herramienta simple de usar que es perfectamente adaptable (y recomendable) para cualquier modelo de negocio.

Fíjate:

  • Las infografías pueden aumentar el acceso a tu sitio web;
  • Los contenidos visuales, es decir, que contienen al menos una imagen o video, tienen muchas más posibilidades de ser compartidos en las redes sociales (lo que revierte en el incremento de tráfico a tus canales);
  • Las infografías facilitan la transmisión de la información, pues accionan los dos lados del cerebro, el derecho, responsable de la visualización e interpretación de imágenes, y el izquierdo, responsable del razonamiento lógico. Por lo tanto, las posibilidades de memorizar un contenido son mayores si hay texto combinado con imagen;

¿Qué debes tener en cuenta antes de hacer una infografía?

1. Define tu público objetivo

¿Quién es el lector habitual de tu blog? ¿Cuáles son las necesidades de tu público? ¿Qué tipo de problema enfrentan en el día a día? ¿Qué tipo de información buscan cuando llegan a tu sitio web?

Saber la respuesta a estas preguntas es fundamental para crear un contenido asertivo y que realmente agregue valor a quien te está leyendo.

¿Por qué es tan importante?

Primero, por la experiencia del usuario en tu página, y segundo, porque un contenido de calidad es más compartible.

Si aún no sabes quién es el buyer persona de tu blog, utiliza informaciones de herramientas analíticas y encuestas de opinión para trazar este perfil. Recuerda también considerar la estructura de tu embudo de ventas, para crear un contenido alineado a cada paso: conocimiento, consideración y conversión.   

2. Establece tu objetivo

¿Cuál es el objetivo de crear ese material: ¿estás tratando de aumentar el tráfico de tu blog, generar más leads, aumentar tus ventas?

Puede parecer un detalle, pero saber el objetivo ya desde principio es fundamental para seleccionar la información que la infografía necesita contener.

Por ejemplo, una infografía cuyo objetivo es la venta debe dejar claro los beneficios del producto o prueba social que atestigua su calidad.

Por otro lado, si tu meta es atraer más leads para trabajarlos posteriormente, puedes poner la infografía como gancho y que tus visitantes la descarguen a cambio de su email.

3. Investigación sobre el tema

Ninguna pieza, sea gráfica o de texto, puede desarrollarse sin una investigación previa.

Visita los sitios web sobre el tema que quieras tratar, busca referencias online y offline y trata de centrarte en las preguntas de los usuarios que aún no han sido respondidas por tus competidores.

Una manera fácil de saber si el contenido que vas a crear es relevante, es hacer una búsqueda en Google y, en la página de resultados, comprobar los términos que aparecen en el pie de página como Búsquedas relacionadas. Esto significa que ya existe una demanda de estos temas.

4. Selecciona la información

En nuestro texto sobre diseño, comentábamos que cuando hay demasiados elementos llamando la atención en una pieza gráfica, el usuario se confunde y no puede extraer la información que puede ayudarle en ese momento. Por lo tanto, hay que tener enfoque y equilibrio, para que la infografía no quede “contaminada”.

Si estás hablando de decoración de habitaciones de niños, por ejemplo, elige solo un aspecto para abordar en la infografía, como el precio del mobiliario. El resto de la información la puedes tratar en el texto.

Después que decidas el recorte, selecciona los datos que tu infografía debe contener. En el caso de la decoración de una habitación infantil, quieres comparar precios de productos, hablar sobre los muebles más vendidos, mostrar alternativas más baratas, etc. 

5. Haz un bosquejo de la infografía

Cuando tengas listas las informaciones, haz un esbozo de tu infografía.

Crea un documento en Google Docs, Word o PowerPoint con toda la estructura de tu infografía, título, temas, menús, texto, ubicación de las imágenes y Call to Action.

Imagen de una infografía realizada por Hotmart que indica como conquistar a los consumidores.

7 herramientas gratuitas para crear una infografía

Si no tienes ningún conocimiento en diseño, debes optar por herramientas con la opción de hacer clic y arrastrar los elementos, ya que esto hace que el proceso de creación de la infografía sea más ágil e intuitivo. 

A continuación, algunas de las aplicaciones más utilizadas para crear infografías online y totalmente gratis.

1. Canva

El editor de infografías de Canva tiene una biblioteca online de plantillas para quien desea crear una infografía desde cero.

A partir del momento en que te inscribes, también es posible acceder a cientos de elementos gratuitos para incrementar el diseño de tu pieza gráfica. El sitio web también contiene varias herramientas para manipulación y edición de imágenes, lo que facilita el proceso de creación de la infografía. 

2. Piktochart

Piktochart ofrece gratis varias opciones de plantillas listas para la creación de infografías y permite cambiar el color de fondo, incluir o eliminar elementos y manipular imágenes manualmente. El servicio también cuenta con la opción PRO, que da acceso a más plantillas y herramientas para personalizar tu infografía.

3. Easel.ly

Easel.ly tiene, en su versión gratuita, un buen número de plantillas para infografías, totalmente personalizables. La herramienta también cuenta con la opción de hacer clic y arrastrar, que da más autonomía a la hora de crear tu infografía.

4. Google Charts

Google Charts es una herramienta para desarrolladores y permite hacer tablas, columnas y gráficos. Además de ser gratuita, Google Charts está totalmente integrado con el lenguaje HTML5, que es fundamental para la creación de infografías interactivas.

Es importante resaltar que, por ser una herramienta de desarrolladores, Google Charts posee funciones más avanzadas, pero el proceso de creación de infografías también es intuitivo, así como cualquier otra herramienta disponible en Google.

5. Visual.ly

Visual.ly te permite crear imágenes a partir de plantillas disponibles en la plataforma. Para utilizarlo, basta con iniciar sesión con tu cuenta de Facebook o Twitter. También tienes la opción de cargar una foto o archivo de tu computadora y trabajar tu infografía a partir de ahí.

6. Visme

Visme también ofrece modelos de diseño 100% personalizables. Solo tienes que modificar los elementos haciendo clic y arrastrando, según sea necesario. Una de las mayores ventajas de este servicio es que posee una variedad de fuentes e íconos para dejar tu infografía más atractiva visualmente.

7. Infogram

El principal diferencial de Infogram es que el servicio acepta el upload de archivos de Excel. Es decir: puedes exportar datos con facilidad a tu infografía, sin necesidad de estar copiando y pegando.

Consejos para mejorar el rendimiento de tu infografía

Independientemente del objetivo de la infografía, hay algunos consejos sencillos que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de tu pieza. Además de la estética (fuente y colores), hay otros factores que influyen en la experiencia de tu usuario y pueden constituir un diferencial en su conversión, como por ejemplo:

1. Diseño responsivo

Ten en cuenta siempre a los usuarios que acceden a Internet por el celular o por otro dispositivo móvil. Esta mentalidad es fundamental para crear un contenido que se adapte bien a cualquier tamaño de pantalla y hacer de tu contenido, tanto visual como textual, más visible y legible.

2. Tu usuario debe ser el centro

Si en tu infografía los datos dependen uno del otro para explicar una situación o historia, piensa siempre en cómo tu usuario navegará por esta. Coloca indicativos visuales como flechas o numeración para indicarle cuál es el próximo foco de atención que debe tener. 

Y recuerda: menos es más, así que simplifica y elige siempre textos cortos, concisos y que vayan al grano.

Tutorial para crear una infografía con Canva

Esta información proviene de la página de Canva México, pues nadie mejor que ellos para explicar el paso a paso. Te lo compartimos:

1. Crea una cuenta en Canva

El primer paso para poder crear una infografía con una de las aplicaciones más famosas del mercado es crear tu cuenta, el proceso de creación de cuenta es muy simple, basta con clicar en el siguiente link y a continuación clicar en el botón “Regístrate” que aparece en la parte superior derecha de la pantalla.

Luego debes completar tus datos y darte de alta.

Imagen de la home de Canva, antes de crear una cuenta en la aplicación.

2. Elige una opción de su biblioteca de plantillas profesionales

Las encontrarás en el menú del lado izquierdo, o si lo prefieres, empieza con una hoja en blanco.

Si comienzas en blanco, recuerda que puedes usar alguno de sus grids para guiarte. Los encuentras dentro de los elementos.

Imagen de la pantalla principal de la biblioteca de Canva.

3. Selecciona los elementos adecuados

Sobre tu plantilla o tu hoja en blanco, es momento de seleccionar los elementos adecuados para hacer tu infografía.

Sube tus propias imágenes o elige las que quieras en su biblioteca, donde hay más de un millón de fotografías, e ilustraciones. Muchas son gratuitas y los elementos premium son muy accesibles.

Escribe los conceptos clave en texto. Puedes elegir entre más de 130 nuevos tipos de letra. Recuerda no combinar más de dos o tres en tus diseños.

Modificar el fondo es muy fácil, con todos lo que se ofrecen en su colección. También puedes optar por una imagen o simplemente determinar un color. Piensa en conservar los contrastes entre el fondo y la lectura. Te recomendamos usar colores claros, pues facilitan la lectura.

Imagen que muestra como seleccionar y añadir elementos en Canva.

4. Usa los gráficos a tu favor

El uso de gráficos es muy común en las infografías. Cuida el tamaño, y haz que tus datos “duros” sean fáciles de leer y distinguir. Atención al contraste, los colores y la continuidad.

En Canva, todos los gráficos están diseñados para asegurar la lectura por parte de tu audiencia. Además, te facilitan la utilización del color con paletas predeterminadas que se seleccionan desde tu barra de color.

Una vez seleccionado el estilo, puedes hacer doble clic sobre tu gráfico para modificar los valores y las etiquetas. Tan fácil e intuitivo como si estuvieras en tu programa favorito de números.

Ejemplo de la utilización de gráficos para infografía en la aplicación Canva.

5. Define un CTA o llamada a la acción y haz pruebas

Pregúntate: ¿cuál es tu objetivo? ¿A dónde quieres llevar a tu audiencia? Esta idea debería de estar muy visible en tu infografía para que tenga sentido.

Uno de los aspectos claves en cualquier infografía que funciona es lograr comunicar una idea compleja de forma rápida y clara. Por eso es fundamental hacer pruebas una vez que esté listo.

Te ayudará seleccionar el título, tres ideas principales y la llamada a la acción. Estos deberían tener mayor peso visual. Si ya seleccionaste tus elementos y no están claros estos tres puntos, entonces regresa a darles más jerarquía. Para ello, puedes crecer el tamaño de la letra o cambiar el color.

Imagen que muestra un call to actión siendo colocado en una de las plantillas de Canva.

6. ¡Publica tu infografía!

Para compartir tus infografías con tus amigos y colegas de trabajo, solo tienes que hacer clic en el botón “Compartir”, situado en la parte superior derecha del editor. Esto te permitirá divulgar tu diseño en Facebook, LinkedIn, Twitter, etc.

Imagen de la infografía de Canva terminada y lista para ser publicada.

Conclusión y diseño de la infografía

A lo largo de esta lectura te habrás dado cuenta de que la infografía es un contenido fácil de producir y de consumir, lo que la hace altamente recomendable ya que ayuda al lector en el proceso de retener la explicación.

Puedes aplicarla en diferentes momentos de tu estrategia de marketing, ya sea para atraer leads, para nutrir la relación con tu base e incluso para proponer una venta. También son buenas opciones de materiales ricos, ya que son menos complejos que un ebook, pero al mismo tiempo le añaden valor a tu cliente potencial.

Si te interesan los contenidos sobre formatos que puedan ayudarte a crear audiencia y atraer a cada vez más público, no te pierdas nuestro post sobre cómo crear ebooks.

Y ya sabes que en Hotmart, la creatividad y los negocios se dan la mano. Entonces, síguenos en nuestro canal de YouTube donde damos varios tips para que estés a la última de lo que se cocina en el universo digital y lleves adelante tu propio proyecto.

¡Un saludo!