Início / Blog / Punto de equilibrio de tu negocio: qué es, fórmula y cómo calcularlo
Cerrar

Punto de equilibrio de tu negocio: qué es, fórmula y cómo calcularlo

El punto de equilibrio te ayudará a saber a partir de qué punto estarás generando ganancias o pérdidas, descúbre cómo calcularlo en este post

Imagen con una balanza, en un costado una billetera llena de dinero y al otro un reloj que representan un punto de equilibrio financiero

¿Empezando a emprender? Una de las mayores inquietudes de los emprendedores digitales es cuánto deben producir para no tener pérdidas, o para comenzar a tener ganancias.

¿Cuántas unidades de productos debo vender para cubrir los costos de producción y operación? ¿Cuánto debería vender exactamente al mes para sobrevivir? ¡Seguramente ya estés haciéndote estas preguntas! 

Por suerte, los emprendedores cuentan con indicadores financieros de marketing digital con los que pueden tener absolutamente todo bajo control, incluyendo la cantidad de dinero que deben producir para mantener su negocio a flote. Esta fórmula la conocemos como punto de equilibrio o punto muerto, y se refiere básicamente a ese momento en el que tu negocio alcanza las ventas mínimas donde no hay ganancias pero tampoco hay pérdidas.

262

Dicho esto, para ser rentable en los negocios, es importante saber cuál es tu punto de equilibrio y en este post te enseñamos todo lo que necesitas saber para calcular el punto de equilibrio de tu negocio y así mantener el crecimiento y futuro de tu emprendimiento bajo control.

¿Preparado? Entonces… ¡Vamos a ello!

¿Qué es el punto de equilibrio de un negocio?

Persona escribiendo el punto de equilibrio en una pizarra transparente.

El punto de equilibrio de un negocio, o también conocido como punto muerto, es ese estado en el que los ingresos cubren los gastos fijos y variables. Básicamente, esto quiere decir que el negocio vende justo lo que necesita. En este punto, el emprendedor no gana, ni pierde.

Conocer cuando un negocio llega a su punto de equilibrio es importante para tener claro qué tan interesante o rentable es la idea, financieramente hablando, además de ayudar a estar atentos a las contingencias o problemas financieros que puedan surgir en el camino. De hecho, calcular el punto de equilibrio es una métrica que puede proyectarse incluso antes de emprender, de esta forma el emprendedor puede descubrir cuánto tiempo le tomará obtener beneficios.

¿Para qué sirve el punto de equilibrio?

Un negocio puede estar generando una gran cantidad de dinero, pero aún así tener pérdidas, ¿Increíble, no? Y esta es una de las razones principales por las cuales muchos emprendimientos fracasan. 

Conocer el punto de equilibrio es útil para decidir precios, establecer presupuestos de ventas y preparar un plan de negocios. El cálculo del punto de equilibrio es una herramienta útil para analizar los impulsores de ganancias críticos de tu emprendimiento, incluido el volumen de ventas, los costos de producción promedio y el precio de venta promedio.

Al comprender dónde está el punto de equilibrio de tu negocio es posible: 

1. Saber cuanto es lo mínimo que debes vender

El análisis del punto de equilibrio te ayudará a determinar con exactitud la cantidad de ventas o la cantidad de productos que debes vender para generar los ingresos necesarios para pagar los gastos. Saber cuántas unidades deben venderse para alcanzar el punto de equilibrio evitará  incurrir pérdidas durante un período de tiempo determinado.

2. Planificar tus niveles de beneficio

El análisis de equilibrio también permite saber cuántas ganancias puedes obtener con diferentes volúmenes de ventas. Cualquier volumen de ventas o número de unidades vendidas que exceda el punto de equilibrio resultará en una ganancia. 

3. Establecer el mejor precio para tu producto o servicio

El precio del producto es uno de los principales factores que como emprendedor debes revisar al comenzar. El precio del producto puede marcar la diferencia entre el fracaso y el éxito, ¡De aquí su alta importancia!

Establecer diferentes niveles de precios y evaluar el análisis del equilibrio en cada nivel ayudará a conocer el nivel de rentabilidad que aporta y además, a estudiar el efecto de cada nivel en relación a otros factores importantes como la asequibilidad del consumidor, la competencia, etc. 

¿Con ganas de empezar a hacer cálculos? Tener en el punto de mira este dato antes de emprender también puede ayudarte a saber cuán rentable es el producto que ofreces, algunas ideas por más creativas e innovadoras que sean simplemente no son rentables. 

Otros datos que puede darte esta métrica es de qué forma la reducción del precio o el volumen de ventas podría afectar tus ganancias o qué incremento en el precio necesitarás para compensar un aumento en los costos fijos.

Fórmulas para calcular el punto de equilibrio

Imagen de un tacómetro señalando el punto de equilibrio

Ahora que tenemos claro qué es el punto de equilibrio y la importancia de este cálculo para cualquier emprendimiento, es momento de empezar a sumar, restar y dividir. 

En un principio, calcular el punto de equilibrio es una tarea sencilla. Pero primero deberás saber cuáles son tus gastos fijos y variables para obtener los costos totales. Veamos estos conceptos con más detalles.

Ingresos totales (IT)

El ingreso total para un emprendedor es la cantidad de dinero que recibe de los consumidores, así constituye el total de lo que percibe una empresa o negocio.

La fórmula para calcular este dato es: 

Ingresos totales= precio unitario x cantidad de unidades vendidas

Precio de venta unitario (Pvu)

Por su parte, el precio de venta por unidad (PVU) es el precio promedio al que se vende una unidad.

Margen de contribución unitario (Mcu)

Otro concepto relacionado con el anterior y es muy importante es el margen de contribución por unidad o margen de contribución unitario, al cual podemos llegar mediante la resta del precio de venta por unidad y costos variables por unidad.

Margen de contribución unitario = Precio – Costo variable unitario

Costos fijos (CF)

Los costos fijos son aquellos gastos que no cambian mes a mes. Es decir, aquellos pagos que debes hacer todos los meses, independientemente del valor de la facturación. Un costo fijo podría ser el alquiler de un local comercial, la poliza de un seguro, publicidad contratada, servicios contratados de aseo y seguridad, etc. Independientemente del volumen de ventas, su valor siempre será el mismo. 

Costos variables (CV)

Los costos variables son aquellos gastos que varían de acuerdo al valor de la facturación. Esto quiere decir que si por ejemplo un mes vendes más, este valor aumentará. 

Un ejemplo de un costo variable podría ser la materia prima que utilizamos para crear el producto, la mano de obra directa, etc.

Costos totales (CT)

Los costos totales son básicamente la suma de los costos fijos y variables. Cuando tienes claro cuáles son los costos totales de tu emprendimiento puedes deducir fácilmente que el punto de equilibrio es cuando las ventas o ingresos son iguales a estos costos, ¡Ni pierdes ni ganas!

Costos totales = Costos Fijos + Costos Variables

Costo variable unitario (Cvu)

Este valor se calcula dividiendo los costos variables, que vimos anteriormente, entre el número de unidades vendidas en un periodo determinado.

La fórmula sería la siguiente: 

Costo Variable Unitario = Costo Variable / Unidades Vendidas

¿Cómo encontrar el punto de equilibrio en mi negocio?

Imagen de una persona escribiendo en un papel el breakeven point Ahora te preguntarás, ¿Cómo puedo encontrar el punto de equilibrio en mi negocio y qué hacer con este dato?

Además de poner en práctica estos cálculos, es importante analizar el resultado que se obtiene. Estudiar las variables como el precio, los costes, comparar los datos obtenidos con los resultados que venías obteniendo anteriormente y ponerlo todo en una representación gráfica. 

Puede que este sea el punto partida de tu emprendimiento o un quizás se convierta en una referencia para tu próximo plan, es importante hacer una interpretación del punto de equilibrio y compararlo constantemente, tomar decisiones basadas en este dato, buscar formas de minimizar los costos o de vender más para no caer en el estancamiento, etc. 

Ejemplos de cómo encontrar el punto de equilibrio

Si apenas estás empezando a emprender en tu propio negocio, probablemente ya seas consciente de que las ganancias llegan una vez que te enfocas en brindar una calidad superior en tus productos o servicios para satisfacer las necesidades de tu público objetivo. Después, debes definir el margen de contribución para conocer tus gastos operativos y también la rentabilidad de tu idea de negocio. 

Supongamos que estás empezando con tu emprendimiento y estás ofreciendo un producto

Para calcular el punto de equilibrio en tu emprendimiento debes hacer el siguiente cálculo:

Sii tu producto se vende a 50 € por unidad y los costes fijos de la empresa son 3000 € con costes variables de 20 € por unidad, el punto de equilibrio se puede calcular como se muestra a continuación:

3000 / (50 – 20) = 100

Esto significa que deberás vender 100 unidades para cubrir tus costos y el punto de equilibrio. 

¿Y cómo hacer cuando se ofrecen varios productos? 

Si tu negocio tiene varios productos a la venta, es necesario calcular el punto de equilibrio para cada producto por separado tomando en cuenta el margen de contribución de cada producto de forma individual.

Punto de equilibrio en volumen

Para determinar el punto de equilibrio en volumen de ventas debes hacer el siguiente cálculo:

Punto de equilibrio = costos fijos / (1-costos variables /ventas totales)

Usando esta fórmula, es posible determinar cuántas unidades de tu producto necesitas vender para alcanzar el punto de equilibrio. Una vez que el negocio ha llegado a este punto, en ventas o unidades vendidas, se supone que se han recuperado todos los costes.

A partir de este momento, cada unidad adicional vendida resultará una ganancia para tu emprendimiento. Este aumento de la ganancia será por la cantidad de margen de contribución unitario, que es la cantidad de ingresos adicionales que se destina a cubrir los costos fijos y la ganancia.

Imagen que retrata el punto de equilibrio de manera clara y precisa.Punto de equilibrio en valor

La fórmula matemática para calcular el punto de equilibrio de tu negocio en valor es:

Punto de equilibrio = costos fijos / ventas totales – costos variables

En el caso de que quieras conocer tu punto de equilibrio en valores monetarios y no en cantidades físicas, puedes utilizar esta fórmula anterior. Es recomendable utilizar esta ecuación cuando la actividad no es fácilmente reconocible en unidades físicas, o cuando hay varios productos. 

Pero incluso cuando hay varios productos, en la medida que se puede separar los costos fijos y variables e imputarlos a los distintos productos, se puede calcular el punto de equilibrio por producto y así contar con una herramienta de gestión más dinámica.

¿Qué hacer después de hallar el punto de equilibrio?

Una vez hallado el punto de equilibrio en tu emprendimiento es cuando podemos decir que ya tu negocio supone una fuente de ingreso rentable; sin embargo, debes tener en cuenta que no todo lo que se ingresa es lucro.

Tienes que tomar en cuenta que el costo variable aumenta, por lo tanto, debes tener esto presente para no tener una idea equivocada del valor de tu ganancia. 

Una recomendación es calcular un nuevo punto de equilibrio cada vez que tus números tengan una variación importante.

Además, también conviene que un porcentaje de esas “ganancias” estén destinadas a un fondo de ahorro para el propio negocio, que puede ser utilizado para cubrir, por ejemplo, gastos imprevistos que puedan afectar la rentabilidad u operatividad del negocio. 

Si la cantidad de unidades que debes vender es mayor de lo que puede lograr de manera realista, entonces sabes que es posible que tus productos o servicios no tengan un buen precio y deban recalcularse, o quizás debas trabajar para reducir costos.

Si apenas estás empezando a emprender en tu propio negocio, probablemente ya seas consciente de que las ganancias llegan una vez que te enfocas en brindar una calidad superior en tus productos o servicios para satisfacer las necesidades de tu público objetivo. Después, debes definir el margen de contribución para conocer tus gastos operativos y también la rentabilidad de tu idea de negocio. 

Sabemos que emprender supone una buena cantidad de desafíos. Uno de los más grandes de lograr ser rentable. Al realizar un buen análisis de los indicadores financieros como el punto de equilibrio, puedes ver la situación financiera real de lo que estás haciendo, cuántos ingresos necesitas para obtener ganancias y cómo puedes ajustar tus prácticas comerciales para ganar dinero desde casa y ser verdaderamente productivo.

¿Estás preparado para comenzar a hacer crecer tu negocio y acercarte aún más a la rentabilidad?