Inicio / Blog / Bienestar personal y emprendimiento: ¿cómo equilibrarlos?
Cerrar

Bienestar personal y emprendimiento: ¿cómo equilibrarlos?

¡Tener un negocio propio puede ser placentero!

Bienestar personal y emprendimiento: ¿cómo mantener el equilibrio?

¿Has pensando en cómo está tu bienestar personal? Este cuestionamiento parece obvio, pero muchas personas se enfocan tanto en sus trabajos que se olvidan de la calidad de vida y, principalmente, de los momentos con la familia y los amigos.

¡Quienes desean emprender necesitan darle mucha más atención a estas cuestiones!

Abrir un negocio propio y cambiar de carrera son actividades que requieren mucho conocimiento y proactividad porque este tipo de actitud aumenta la motivación por resultados positivos.

¡Pero no te preocupes, no es necesario tener prisa!

Nadie alcanza el éxito de la noche a la mañana. Por eso, todavía tienes un largo camino por delante.

Direccionar tus esfuerzos solo a cuestiones profesionales es una actitud equivocada y debes evitarlo a toda costa. Esto puede entorpecer tu productividad, por más contradictorio que pueda parecer.

En este post, vamos a mostrarte que es posible encontrar el equilibrio entre el emprendimiento y el bienestar personal.

VIDEO | Los primeros pasos de un emprendedor: ¿Cómo y cuándo empezar?

262
Post index MenuÍndice
¿Qué es la calidad de vida? ¿Emprender es para todos? ¿Qué tiene que ver el emprendimiento con el bienestar personal? 10 consejos para mantener el equilibrio ¿Se puede ser feliz en el trabajo?
Volver al índice

¿Qué es la calidad de vida?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la calidad de vida es la percepción que un individuo tiene sobre su posicionamiento en la vida, considerando sus valores culturales.

Presta mucha atención para no confundir esta idea con nivel de vida. Este último lo impone la sociedad y no siempre tiene en cuenta lo que es importante para ti.

Para algunas personas, los logros financieros y los viajes internacionales pueden ser un buen indicador de calidad de vida. En otros casos, la satisfacción está en trabajar en lo que te gusta, incluso ganando poco dinero.

Sea cual sea tu definición, es fundamental que haya equilibrio físico, emocional y financiero. De nada sirve, por ejemplo, tener dinero y no llevarte bien con la familia. O terminar un curso de doctorado y conseguir un buen empleo, pero no tener salud para ejercer tus funciones.

¿Emprender es para todos?

Una encuesta realizada por Telefónica, en 2017, mostró que la mayoría de los jóvenes latinoamericanos están altamente motivados para emprender. Entre las opciones de mercado, el emprendimiento digital es el que está más en alza y proporciona buenas oportunidades a quien desea ser su propio jefe y mejorar su condición financiera.

Los avances tecnológicos han facilitado el intercambio de información y conocimientos. ¡Ahora cualquier persona puede abrir una tienda onlinetrabajar en Internet hacer videoclases sobre algún tema que domina!

No existe un camino único para que te conviertas en un emprendedor exitoso. Lo más importante es salir de tu zona de confort y usar tus conocimientos y habilidades para proponer soluciones y servicios que puedan agregar valor a la vida de otras personas.

En todos los aspectos debes ser optimista y prepararte para superar retos. A fin de cuentas, ¡la perseverancia y la resiliencia son características del perfil de un emprendedor!

¿Qué tiene que ver el emprendimiento con el bienestar personal?

El bienestar personal se trata de alcanzar un estado físico, mental y social para favorecer el estado de la persona y ayudarla a tener más calidad de vida.

Cuando cuidamos de nosotros mismos, y encontramos el balance entre las diferentes áreas de nuestra vida, cada logro se siente más satisfactorio.

Esto sucede porque somos más felices y hemos encontrado tranquilidad en la vida gracias al estado físico, emocional y mental. Todo esto repercute en las actividades profesionales, especialmente para quienes tienen un negocio propio.

Como es de esperarse, un emprendimiento solo prosperará si su cabeza principal es la pieza más productiva de la estructura. Mientras mayor productividad pueda aportar el emprendedor, más problemas será capaz de resolver y mejor servicio ofrecerá a sus clientes.

En síntesis, la relación entre el bienestar personal y el emprendimiento está enfocada en la generación de hábitos que fomenten la superación personal y profesional que influirán directamente en la organización y los resultados.

VIDEO | 6 habilidades digitales que todo emprendedor debe desarrollar

10 consejos para mantener el equilibrio

Quien se enfoca demasiado en la vida personal o en la carrera profesional no alcanza lo que desea, porque las dos cosas deben colaborar la una con la otra. Es necesario realizarse para hacer un buen trabajo y, en la mayoría de los casos, el éxito en la carrera es uno de los requisitos para la realización personal.

Por lo tanto, te daremos 10 consejos que te ayudarán a encontrar un equilibrio entre la calidad de vida y el emprendimiento.

Aquí están:

1. Planifícate adecuadamente

¿Qué tienen en común un viaje al Caribe y el éxito de un emprendimiento?

Esta comparación es extraña, pero en ambas situaciones es necesaria mucha planificación. En el primer caso, debes reservar hoteles, comprar pasajes y crear un itinerario de visita.

Para abrir un negocio, necesitarás un plan de negocios para los primeros doce meses como mínimo. Este documento debe contener las metas a corto y medio plazo, así como todos los recursos que necesitarás para poner tu idea en práctica.

Independientemente de cuál sea tu objetivo (personal o profesional), no debes olvidar nunca este consejo. Por eso, planifica siempre.

2. Destina un lugar a tu trabajo

Una de las mayores ventajas de emprender en Internet es que tienes libertad para trabajar donde quieras, incluso en tu propia casa.

Si no tienes un espacio preparado para trabajar o no te gusta la soledad, siempre es posible encontrar coworkings en varias ciudades del país. ¡Así cambias de ambiente y logras concentrarte con más tranquilidad!

3. Apaga el teléfono durante los fines de semana

Los aparatos telefónicos cambiaron la forma de relacionarnos con familiares, amigos y compañeros de trabajo. Con ellos, tienes la posibilidad de responder emails, hacer videoconferencias con clientes distantes y ponerte en contacto con tu familia en el grupo de whatsapp, por ejemplo.

Sin embargo, algunos profesionales no se desconectan del trabajo durante el descanso. Esta situación puede agravarse cuando comienzas a emprender, ya que eres responsable de tomar decisiones, ponerte en contacto con clientes y hacer que el negocio crezca.

Incluso si no trabajas con otras personas, es importante aprovechar los momentos en familia y con los amigos para relajarte y recargar las energías.

Mantener el teléfono corporativo apagado los fines de semana es una actitud que demuestra madurez, además de ser fundamental para tu bienestar.

4. Separa las finanzas personales y profesionales

Quien comienza a emprender puede entusiasmarse con las ganancias financieras y querer hacer varias cosas al mismo tiempo. Para evitar esta trampa, hay que separar las finanzas personales de los gastos relacionados con el negocio.

Imagínate que empiezas a restaurar muebles antiguos por hobby y decides vendérselos a tus amigos. Con el paso de los meses, haces un buen trabajo de publicidad en las redes sociales y logras llegar a varios clientes.

Al principio, tu cuenta bancaria personal hasta puede servir para recibir pagos, pero, según aumente la demanda de tu servicio, necesitarás tener cada vez más control del dinero que entra y los gastos para poder calcular el retorno de tu inversión.

Solo así sabrás si tu negocio es rentable y podrás centrarte en acciones que te proporcionen más resultados.

VIDEO | Emprendedor: 5 consejos para desarrollar el espíritu emprendedor

5. Monta un equipo de trabajo

El trabajo en equipo es una excelente manera de compartir responsabilidades y agregar valor a tu producto.

Un equipo de trabajo eficiente está formado por personas con diferentes características y opiniones. De esta forma, es posible ver un mismo problema desde diferentes perspectivas y resolverlo con más facilidad.

No olvides que los profesionales competentes saben resolver cuestiones complejas con más facilidad, sin pedir tu ayuda todo el tiempo.

6. No dejes las cosas para después

El término “procrastinar” es otra forma de referirnos a la experiencia de dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.

En la mayoría de los casos, posponemos solo aquello que no nos da placer y es una obligación. Sin embargo, ciertas acciones son fundamentales para tener éxito en tu jornada profesional.

Un aspecto que puede ayudarte a evitar estas situaciones es pensar en el porqué de cada actividad que realizas y cómo puede afectar la gestión de tu negocio. De esta forma, eliminas de la rutina lo que no es necesario, aprendes a priorizar tareas y, además, tienes más libertad para definir tus plazos.

7. Establece metas diarias

Las metas sirven para orientar la toma de decisiones y hacer que la gestión crezca ordenadamente. Por eso, establece objetivos diarios en tu rutina y esfuérzate para alcanzarlos.

Puedes proponerte la lectura de un libro durante 12 minutos y correr dos kilómetros todos los días, por ejemplo. Estos casos no parecen importantes cuando se analizan por separado. Sin embargo, habrás leído 84 minutos y corrido 14 kilómetros al final de una semana.

Es posible obtener mejores resultados si mantienes el ritmo y sigues tus objetivos hasta el final de un mes o un año.

8. No te olvides de ti

Es muy fácil que durante la gestión de un emprendimiento te olvides de crear planes que solo tengan el objetivo de entretenerte o distraerte del día a día, pero es sumamente necesario que lo hagas.

El bienestar personal para un emprendedor también pasa por programar actividades deportivas o sociales durante la semana, que sean capaces de brindar energía y motivación cuando hagan falta en el negocio.

VIDEO | Be Creator #4 | ¿Pasó de Repostera a Emprendedora? | Juliana Álvarez

9. Aprende a decir que no

La vida de un emprendedor suele ser abrumadora y llena de quehaceres, lo que lleva a muchos de ellos a ocuparse de múltiples cosas a la vez y querer solucionar los problemas sin ayuda.

Sin embargo, un gran aliado del equilibrio entre el bienestar personal y el emprendimiento es aprender a decir que “no” ante situaciones y personas que no te ayudarán a alcanzar tus objetivos.

Antes de sumarte a una actividad social o profesional que no va directamente con tus metas, analiza si esto te ayudará a ganar algo. Si no es así, no te obligues a hacerlo.

10. Capacítate constantemente

No hay mejor emprendedor que aquel que no se cansa de aprender. Por ello, preocúpate por continuar tu entrenamiento y formación día a día, como si fuese una carrera de nunca acabar.

Aprovecha la oferta de cursos en línea que existen para encontrar temas y aspectos de tu interés que te ayuden a formar nuevas habilidades y reforzar aquellas que ya posees.

Gracias a esta educación, tendrás un mejor estado mental y aptitudes que te ayudarán a solucionar problemas de forma más efectiva, optimizando recursos y favoreciendo la realidad de la organización que manejas.

¿Se puede ser feliz en el trabajo?

El equilibrio es algo que varias personas buscan y no podría ser diferente en el sentido de calidad de vida y éxito en los emprendimientos.

Por más que enfrentes varios retos, es fundamental mantener el foco en tus objetivos y prepararte para expandir tus horizontes.

Siguiendo los consejos de nuestro post, esperamos que encuentres el mejor camino para garantizar el bienestar en tu rutina profesional y aprovechar los momentos con tus familiares y amigos.

¿Quieres empezar un negocio desde cero utilizando solo herramientas disponibles en Internet? ¡Regístrate en el Desafío 30 días y descubre cómo transformar tu conocimiento en un curso online en tan solo 1 mes!