Inicio / Blog / 7 consejos de inversión para emprendedores
Cerrar

7 consejos de inversión para emprendedores

¡Conoce las inversiones que generan más resultados!

Imagen de 3 engranajes diferentes unidos entre sí, en el del centro se puede apreciar el símbolo de dólar. Todo ello hace referencia a las formas de cómo invertir dinero para generar ganancias y multiplicarlo.

Una de las formas más efectivas para aumentar el patrimonio es erradicar los gastos innecesarios y equilibrar las cuentas empleando el dinero de modo que pueda ayudarte a estructurar un futuro financieramente más saludable. Para lograrlo, es fundamental contar con valiosos consejos de inversión y centrarse en las metas.

Alcanzar el equilibrio financiero es uno de los principales retos humanos, no solo por asegurar la liquidez necesaria para hacer frente a los compromisos, sino también porque promueve una vida más tranquila y cómoda. ¡El sueño de la mayor parte de quienes emprenden y planifican su futuro!

Para los emprendedores, es extremadamente importante saber cómo administrar sus recursos financieros de manera efectiva. En especial, si consideramos que el entorno de los emprendimientos oscila de acuerdo con los movimientos del mercado.

Ese mercado es cada vez más inestable y competitivo, situación que demanda un comportamiento austero enfocado a la economía de costos y en una política de ahorros.

Debes tener presente que el dinero parado, fácilmente accesible y sin un objetivo específico, abre espacio para que lo uses de forma irresponsable.

Como sabemos que este asunto genera muchísimas dudas, hemos elaborado un artículo con 7 consejos de inversión para que puedas inyectar tu dinero en productos financieros rentables y, así, reforzar tu patrimonio a mediano y largo plazo.

¡Adelante!

Post index MenuÍndice
¿Por qué es tan importante diversificar las inversiones? ¿Qué cantidad debo invertir? Tipos de inversiones 7 consejos de inversión Invierte en tu negocio
Volver al índice
262

¿Por qué es tan importante diversificar las inversiones?

Hasta hace algunos años, invertir era una medida financiera orientada a las personas que efectivamente tenían condiciones de inyectar montos elevados en la creación un portafolio robusto.

Afortunadamente, esta situación ha cambiado, permitiendo que ahora los emprendedores más modestos accedan a ciertos productos financieros aportando pequeñas cantidades de dinero.

De la misma manera que se ha flexibilizado el acceso al entorno de las inversiones, han mejorado las condiciones requeridas para acceder a los rendimientos. Existen inversiones de dinero que pueden retirarse en el momento que el inversionista crea oportuno, así como su rendimiento.

Por otro lado, hay opciones que lo permiten solamente luego de terminar el plazo definido en el contrato.

Si investigas detenidamente el escenario de las inversiones, verás que existen abundantes alternativas de inversión para cada perfil de emprendedor, desde el más conservador hasta el más arriesgado.

Sin embargo, no aconsejamos inyectar todo tu dinero en apenas un tipo de inversión o, peor, en solamente un producto financiero.

Como el mercado es extremadamente inestable, en especial en países con un escenario económico frágil, si orientas todos tus ahorros en apenas una opción, si llega a ocurrir una caída brusca en su rentabilidad, puedes perder dinero e, incluso, todo lo invertido.

Por lo tanto, si diversificas tus inversiones, más allá de asegurar la multiplicación de tu capital, evitas padecer de pérdidas drásticas a raíz de una variación negativa en uno de los mercados.

¿Qué cantidad debo invertir?

En primer lugar, debes tener presente que no existe un valor mínimo o máximo para invertir, es decir, el monto varía de acuerdo con el tipo de inversión y el perfil de emprendedor.

Sin embargo, existen algunos cálculos que puedes hacer para identificar el número ideal para conquistar tus objetivos.

Empieza registrando tus gastos fijos como:

  • Alquiler.
  • Financiamientos.
  • Cuentas regulares como de energía eléctrica, agua, asistencia médica, teléfono e Internet.
  • Impuestos.
  • Estudios.

Es importante que recuerdes incluir los gastos del negocio como renta del espacio —en el caso de que sea un emprendimiento físico—, costos de producción y de proveedores.

Asimismo, es importante que estructures las plantillas añadiendo el monto del flujo de caja para que el negocio continúe funcionando, aunque disminuya sus ingresos.

En lo concerniente a la creación de las plantillas, puedes usar Microsoft Excel, Google Drive o cualquier otra herramienta de gestión financiera que llame tu atención, que sea intuitiva y fácil de usar.

Luego de registrar los gastos, intenta reservar al menos el 10% de tu renta mensual para invertir. 

Como señalamos anteriormente, no necesitas contar con una cantidad determinada de dinero para inyectar en inversiones. Sin embargo, es recomendable que establezcas un monto mensual para esta finalidad, así convertirás esta medida en un hábito.

En efecto, al invertir mensualmente en activos con rentabilidad, lograrás muy buenos resultados en tan solo 12 meses.

Tipos de inversiones

Las inversiones financieras consisten en una de las alternativas más efectivas para evitar la depreciación del dinero con el tiempo. Pero, ¿en qué tipo de inversiones vale la pena inyectar recursos, cómo funcionan y cuáles son sus principales beneficios?

En las próximas líneas, te brindamos una lista con los principales tipos de inversiones, incluyendo sus particularidades y beneficios potenciales. ¡Vamos!

Renta fija

Al invertir en este tipo, el inversionista deposita dinero regularmente durante un determinado tiempo y, en contrapartida, recibe una cantidad de dinero como rendimiento del monto invertido. Este pago puede ser explícito —también conocido como periódico— o implícito con apenas un pago en el momento de la amortización.

En cuanto a los intereses, pueden estar referenciados a un indicador o ser fijos desde el momento que la institución emite el documento, ya sea público —Letras de Tesoro, obligaciones del estado, bonos, deuda autonómica— o privado, en el formato de cédulas, pagarés de empresas, bonos hipotecarios, bonos de titularización, etc.

Los activos de renta fija generan muy poco riesgo, por esta razón sus beneficios suelen ser menos elevados que otros productos financieros.

A raíz del riesgo mínimo, este tipo de inversión tiende a ser la preferida de las personas que recién inician su incursión en el mercado de finanzas.

Renta variable

Las inversiones en renta variable funcionan del mismo modo que las operaciones de renta fija. No obstante, la principal característica de este tipo de inversión es que no se conoce el posible porcentaje de beneficio al emitir el documento.

Esto se debe a que las operaciones de renta variable dependen de una serie de factores, incluso de las oscilaciones de los indicadores financieros.

Uno de los ejemplos más populares son las acciones corporativas, de las que tanto su precio como el rendimiento varían de acuerdo con el comportamiento de los mercados y la evolución de la empresa.

Como no se conoce el porcentaje de rendimiento, consisten en activos con mayor riesgo porque su valor depende de factores externos y, por consiguiente, presentan más beneficios que la alternativa anterior en el caso de que el mercado sea favorable.

Bolsa de Valores

Los activos de la Bolsa son sumamente conocidos y populares porque pueden comercializarse libremente dentro del mercado de valores. Es decir, puedes comprar y vender los instrumentos cuando creas conveniente.

Sin embargo, para asegurar la realización de muy buenos negocios, es imperativo que conozcas el sector y sepas detectar el mejor momento para añadir o vender un activo de tu cartera.

Divisas

El mercado de divisas es parecido al de la Bolsa de Valores, no obstante, presenta una mayor liquidez.

La compra y venta de divisas como el Dólar, Yen, Euro o cualquier otra moneda siguiendo las normas internacionales, consiste en un medio muy útil para evadir la inflación del país y reducir la devaluación del dinero.

El objetivo de estas transacciones es muy simple: Comprar una determinada divisa para venderla cuando aumente su valor y así obtener un buen rendimiento.

Materias primas

Entre las inversiones físicas más populares, destacamos materias primas como:

  • Energía (petróleo).
  • Metales preciosos (oro, plata, etc.) e industriales (cobre y estaño).
  • Productos perecederos.
  • Productos agrícolas.

Obtenidos de la naturaleza, presentan muy buenos rendimientos una vez que se compran como materia prima útil para la producción de otros artículos o para utilizarlos, tal es el caso de la energía.

Bienes raíces

También conocidos como bienes inmobiliarios, invertir en ladrillos configura otra inversión física sumamente rentable. A pesar de ofrecer un buen retorno cuando se compra el inmueble en aras de reformarlo y venderlo, la recuperación del valor invertido mediante su renta puede tardar algunos años.

En efecto, uno de los principales atractivos de invertir en bienes raíces es que presentan una muy buena plusvalía y difícilmente pierden el valor que tienen. Cuando esto ocurre, es posible que la propiedad se encuentre abandonada y no haya pasado por reformas a lo largo de los años.

En cuanto a los riesgos, son bajos, pero existen. Es recomendable que la persona invierta en inmuebles solamente cuando tenga claro que su objetivo es rentabilizar en el largo plazo. Caso contrario, vale la pena inyectar el capital en otros activos que ofrezcan una mejor rentabilidad en un periodo más corto de tiempo.

7 consejos de inversión

Ahora que has entendido dónde puedes invertir tu dinero, te encuentras listo para conocer los mejores consejos de inversión. Prácticos y útiles, estos tips te ayudarán a dar los primeros pasos en el entorno de las inversiones.

1. Investiga las opciones

Como puedes comprobar, existen numerosas alternativas de inversión. Cada una presenta peculiaridades, ventajas y desventajas que pueden influir significativamente en el rendimiento.

Antes de decidir, investiga bastante y evalúa con cuidado las opciones para elegir las que mejor se adaptan a las características de tu negocio, en especial si eres Creador de contenidos.

Incluso, si te interesa conocer más sobre la carrera, te invitamos a que eches un vistazo en nuestro video:

VÍDEO: Creadores de contenido: Quiénes son y cómo ganan dinero 🤔💰

2. Busca un experto

Para quienes están empezando y no cuentan con ningún conocimiento sobre el tema, iniciar por sí mismo la trayectoria como inversionista puede generar mucha confusión. Principalmente, porque al caminar solo no cuentas con ningún tipo de apoyo para aclarar las dudas, obtener información detallada y consejos de inversión en Bolsa y otros activos financieros.

Para tener más seguridad e impulsar tus proyectos ambiciosos, vale la pena buscar el soporte de especialistas en el tema, ya sea un gerente de un banco, contador, analista de inversiones o economista. De esta manera, podrás analizar a detalle cada opción y calcular la cantidad ideal para cada tipo de inversión.

3. Prioriza los beneficios

Aunque una de tus inversiones aporte liquidez diaria y, por lo tanto, pueda retirarse en cualquier momento, organízate para que no tengas que usarlo a corto plazo.

Al retirar tu dinero antes de un periodo prudente, puedes perder beneficios importantes. Esto hace que todo el esfuerzo que has hecho para juntar tu capital e invertirlo no sea aprovechado.

4. Define tus objetivos

Quizá, este sea uno de los consejos de inversión más relevantes para quienes inician su trayecto en el ámbito financiero: establece el objetivo que deseas alcanzar invirtiendo un determinado monto.

Si necesitas contar con una cantidad X en un periodo de 2 años para poder expandir tu negocio, por ejemplo, quizá lo más inteligente sea apostar en un formato que presente una mayor rentabilidad, aunque la liquidez sea menor —no siempre esto ocurre, pues llega un punto en el que la liquidez sirve como incentivo para que no retires tu dinero antes del periodo establecido o sugerido.

5. No mezcles las finanzas personales con las finanzas de tu negocio

Este no es solamente uno de los más importantes consejos de inversión, sino que también consiste en una recomendación para tu camino como emprendedor: separa las finanzas de tu negocio de las personales, pues al hacerlo fortaleces tu cumplimiento en ambos campos.

Al mantener las dos cuentas juntas, es posible que tengas la sensación de que tu negocio tiene más dinero para gastar de lo que realmente es, ya que no puedes distinguir de cuánto dispones como persona física y cuánto de tu negocio.

Fíjate que gastar el dinero destinado al pago de impuestos puede poner en peligro la actividad de tu emprendimiento y, consecuentemente, afectar tus finanzas personales.

De hecho, puedes mejorar la visión de tus finanzas personales y las del negocio usando herramientas como Canvas u otros recursos que permitan ampliar tu percepción sobre el panorama financiero, las fuentes de ingresos y otros aspectos vinculados al dinero.

6. Ahorra tanto como puedas

Es común que, al tener cierta cantidad de dinero disponible, usemos dinero en artículos que, aparentemente, presentan un precio bajo. ¡Y esto a la larga genera una laguna en las finanzas!

Si lo dudas, toma el mes corriente como ejemplo y suma todos los pequeños gastos y “lujos”. Te sorprenderá el monto que has invertido en estos artículos y/o servicios.

Al evitar gastar con futilidades y economizar cantidades pequeñas todos los meses, después de un cierto periodo, te percatarás de que tienes un monto atractivo para destinar a muy buenos productos financieros.

A continuación, presentamos algunas medidas útiles para ahorrar e invertir más:

  • Al comprar alimentos, invierte en frutas y verduras de la estación. Cuando optas por estos alimentos, no solo economizas, sino que también incluyes otros sabores a tu rutina.
  • En productos de higiene y limpieza, dedícate a investigar los mejores precios y los comercios que realizan ofertas y promociones.
  • En cuanto al transporte, usa aplicaciones de transporte particular apenas ante necesidades extremas. En su lugar, apuesta en la realización de caminatas y en el uso de bicicletas o de transporte público.
  • Reserva un valor fijo mensual para las actividades de entretenimiento y los momentos de ocio. Así, evitas usar más dinero del que tienes disponible para esta finalidad y perjudicarte financieramente en el futuro.

7. Invierte las entradas extras

Si recibes una cantidad de dinero extra, ya sea un monto que habías prestado o un pago como freelancer, inviértelo. En otras palabras, uno de los consejos de inversión que necesitas tomar en cuenta es invertir cualquier monto que recibas que no integre tu presupuesto mensual.

Evita gastar tus recursos con superfluos. En su lugar, enfócate en las inversiones pensando a largo plazo. Esta actitud es fundamental para construir un sólido patrimonio y quizá en el futuro vivir de renta pasiva.

Invierte en tu negocio

Ahora que tienes presente que invertir no es tan complicado como lo creías y has accedido a estos poderosos consejos de inversión, puedes empezar a organizarte para usar el dinero de la mejor forma posible: aumentando tu patrimonio.

Otro aspecto que necesitas considerar es que puedes invertir desde las etapas tempranas de tu emprendimiento. Sin embargo, para hacerlo y tener éxito, debes poner todas las cuentas en el papel y evitar gastar sin planificar cada paso.

O sea, para destinar dinero a las inversiones, debes posicionarte como un emprendedor consciente y conocer a detalle las mejores prácticas del emprendimiento digital.

¿Qué te parece obtener más conocimiento sobre el tema leyendo contenido con abundante información sobre cómo vencer el miedo a emprender en el ambiente digital dando los primeros pasos con seguridad?

Si te parece una muy buena idea, recomendamos que descargues ahora nuestro ebook Emprende a Contrarreloj: Consejos de especialistas para emprendedores iniciantes para alcanzar resultados que permitan no solo cumplir con los compromisos, sino también reservar parte de los ingresos para convertirlos en potentes inversiones.

¡Crece con Hotmart!

262