Inicio / Blog / ¿Qué es el design thinking? Ejemplos para entenderlo fácilmente
Cerrar

¿Qué es el design thinking? Ejemplos para entenderlo fácilmente

Descubre la metodología design thinking con ejemplos para que puedas entenderla e implementarla de una forma sencilla y efectiva en tu negocio

Imagen que retrata el proceso design thinking con sus respectivos ejemplos.

Esta es una de las metodologías más utilizadas en la actualidad por quienes emprenden. Para entenderla mejor, es necesario que conozcas ejemplos de Design Thinking.

En este post te los daremos y, además, te explicaremos qué es Design Thinking, cuáles son sus características, etapas y más. Si estás pensando en aplicar esta metodología, lee este post hasta el final.

Post index MenuÍndice
¿Qué es el Design Thinking? Beneficios de la metodología Design Thinking ¿Cuáles son las características de Design Thinking? ¿Cómo funciona el método Design Thinking? Conoce las 5 etapas del Design Thinking Ejemplos para las 5 etapas del Design Thinking Ejemplos de empresas que aplican el Design Thinking Combina la metodología Design Thinking con otras ¡Aplica el Design Thinking y da a tus clientes la importancia que merecen!
Volver al índice

¿Qué es el Design Thinking?

El Design Thinking es una metodología utilizada para producir ideas innovadoras que contribuyan al éxito de un negocio. Para seguir los ejemplos de Design Thinking, es fundamental tener en cuenta las necesidades reales de tus clientes potenciales.

En cuanto al significado de Design Thinking, se refiere a un “Pensamiento de Diseño”, y es una herramienta completamente orientada al cliente. 

Además de estar enfocada en el usuario, el Design Thinking está relacionado con la acción, al ser utilizado para crear soluciones innovadoras para los problemas en un negocio, por ejemplo, la disminución de las ventas.

Beneficios de la metodología Design Thinking

Para que te animes a llevar a cabo un proyecto Design Thinking, debes conocer las ventajas que obtienes al hacerlo. A continuación, te presentamos algunas de ellas:

1. Mejora la experiencia de tus clientes 

El éxito de un negocio depende mucho de cuán capaz es de atender las necesidades de su público y de solucionar sus problemas. La metodología del Pensamiento de Diseño es ideal para lograrlo.

Con el Design Thinking demuestras que estás atento a las necesidades de tus clientes y que empatizas con ellos. La experiencia de tu público objetivo se optimizará gracias a que tus decisiones estarán basadas en sus preferencias.

Gracias a las innovaciones que se generan con el Design Thinking, motivas a tus clientes a seguir eligiendo tu marca.

2. Puedes aplicarla en cualquier área

La metodología Design Thinking puede ser aplicada en todas las marcas, independientemente del nicho, con las mismas ventajas, ayudando a desarrollar productos y/o servicios que se adapten a los clientes potenciales.

3. Es una metodología multifacética

Además de las ventajas que hemos nombrado hasta ahora, el Design Thinking contribuye a crear estrategias eficientes de ventas. También puedes tenerlo en cuenta al hacer un diseño en marketing digital.

Esta herramienta es ideal para identificar las mejores oportunidades para tu negocio.

VIDEO | 7 Tips para identificar oportunidades de negocio

262

¿Cuáles son las características de Design Thinking?

Si quieres entender por completo qué es Design Thinking, es necesario que estés al tanto de cuáles son sus características. Al igual que otras metodologías, como el círculo dorado y las metodologías ágiles, existen factores que diferencian al Pensamiento de Diseño.

Estas son sus características:

1. El proceso para aplicarla es dinámico

Gracias a que es una metodología que contribuye a la innovación, su aplicación es muy dinámica. Al utilizarla se busca involucrar, no solo a clientes, sino también a todo el equipo de trabajo.

Y su capacidad de variar según la marca y hasta el proyecto hace que usarla sea siempre un desafío.

2. Valora el trabajo en equipo

En algunas ocasiones, puedes considerar que trabajar en equipo es un caos, pero el Design Thinking contribuye a evitarlo, pues no es necesario competir para saber quién ha generado la mejor idea.

Esta metodología te ayuda a tener en cuenta las opiniones de los participantes en un proyecto, pues cualquiera puede crear un producto y/o servicio valioso. Cuando se aplican los principios del Design Thinking, ninguna idea se desecha.

3. Impulsa la creatividad

Para generar ideas de valor, es primordial ser creativo, así, es más sencillo demostrar innovación al desarrollar productos y/o servicios.

4. Demuestra empatía con tus clientes

Lo primero que se hace en un proyecto Design Thinking es crear empatía con los clientes potenciales. Para lograrlo, ten en cuenta, no solo sus preferencias, sino también sus necesidades y problemas.

La pregunta que te debes hacer en cada etapa de la metodología Design Thinking es: ¿qué es lo mejor para mis clientes?

5. Es una metodología visual

El Pensamiento de Diseño se caracteriza por utilizar elementos visuales, por ejemplo, las infografías e imágenes, porque contribuyen a que las personas demuestren más creatividad y sea cómodo y agradable de aplicar.

6. Es ideal para quienes emprenden

Una de las mejores características del Pensamiento de Diseño es que lo pueden utilizar quienes están emprendiendo en un negocio. Con esta metodología, tienes la oportunidad de generar propuestas que te ayuden a conectar con tus clientes.

Y esto es ideal para darle forma a tu negocio y definir objetivos enfocados en tu público objetivo.

VIDEO | Hotmart Tips | Emprender: 5 consejos para desarrollar el espíritu emprendedor

¿Cómo funciona el método Design Thinking?

Para que el funcionamiento de Design Thinking sea eficiente, es primordial innovar y centrarte en el público objetivo, como ya hemos dicho antes.

En un caso práctico de Design Thinking puedes utilizar esta metodología para crear estrategias de marketing. Al momento de aplicarla, recuerda contar con:

  • Los materiales necesarios, incluyendo los visuales.
  • Equipo de trabajo innovador, creativo y empático con los clientes.
  • Espacio de trabajo cómodo e inspirador.

Para obtener excelentes resultados, involucra a tu público objetivo y minimiza el sentimiento de incertidumbre. Así, lograrás ser un ejemplo de Design Thinking.

Conoce las 5 etapas del Design Thinking

Las fases exactas que se aplican varían según el proyecto Design Thinking y sus respectivas condiciones. Sin embargo, en todos los casos existen 5 fases fundamentales que se debes completar para obtener los resultados deseados.

Para aplicar esta metodología con éxito, en todos los ejemplos de Design Thinking se deben seguir estas fases:

1. Empatizar

Como explicamos antes, la empatía con tus clientes te permitirá conocer sus preferencias, necesidades y problemas con tus productos y/o servicios. 

Si quieres generar los datos necesarios, comunícate con tu público objetivo. La información que recopiles te ayudará a generar ideas valiosas para tu negocio.

¿Qué herramientas puedes utilizar para empatizar con tus clientes? 

  • Entrevistas.
  • Observación.
  • Focus Group.

Ser empático o, por así decirlo, ponerte en el lugar de las personas, es vital para crear soluciones que estén de acuerdo con las realidades de tus clientes.

2. Definir

En esta fase se definen las necesidades y dolores de tu público objetivo, lo que te ayudará a tener una base para crear enfoques innovadores y planteamientos diferentes.

Para hacer la definición, ten en cuenta los descubrimientos de la primera fase del proyecto Design Thinking e incluye los obstáculos que pueden surgir al implementar tus ideas.

Esta fase te permite identificar las ideas realmente importantes para crear soluciones efectivas.

¿Cómo puedes asegurarte de no pasar por alto ningún dato importante? Te recomendamos que escribas la información en post-its o que uses una presentación en Power Point, por ejemplo.

3. Idealizar

Esta es una de las fases más importantes en todos los ejemplos de Design Thinking. Es fundamental ser realista, pero, sobre todo, demostrar innovación y creatividad.

Teniendo en cuenta la información generada en la etapa de definición, presenta las ideas que encajan mejor en tu negocio y ten a tu alcance materiales y herramientas que consideres necesarios.

Aquí no te debes quedar con la primera idea que tengas, sino generar la mayor cantidad posible. De esa manera, contarás con una amplia variedad de opciones al desarrollar productos o buscar soluciones innovadoras.

Ten una mente abierta al idealizar, pues incluso las ideas que parezcan más extrañas pueden crear soluciones que capten la atención de tu público objetivo.

4. Prototipar

Para pasar a la etapa del prototipado, selecciona las ideas más valiosas generadas al idealizar. Con este proceso, obtienes un elemento palpable que puedas analizar para determinar si necesita mejoras.

Cuando se crea un prototipo, evitas tener un resultado final que no beneficie a tu negocio o que no cubra las necesidades de tus clientes. 

En caso de que se trate de servicios o soluciones, la manera de prototipar es plasmar la idea en una representación gráfica. Así, logras estudiarla como si se tratara de un prototipo tangible.

¿Cuál es el objetivo de esta fase? Determinar qué tan práctico o conveniente es aplicar tu idea.

5. Probar

Si quieres completar el Design Thinking exitosamente, no te olvides de la etapa de prueba, pues es fundamental para garantizar la satisfacción del público objetivo.

El testeo se realiza con tus clientes, pues son quienes tienen que probar las ideas que se han creado en el proceso de Pensamiento de Diseño. Así identificas:

  • Fallas tanto pequeñas como grandes.
  • Mejoras que debas aplicar al producto, servicio o solución.
  • Carencias que tenga la idea que estás probando.

Según los resultados que obtengas en las pruebas, puedes llegar a distintas conclusiones.

Existe la posibilidad de que la etapa de testeo del Design Thinking te demuestre que lo más conveniente es comenzar de nuevo, es decir, desde la fase de empatizar.

No ignores lo que muestran los resultados, es fundamental para garantizar el éxito de la aplicación de Design Thinking.

Imagen que representa cada una de las etapas del proceso de design thinking con ejemplos para entenderlo mejor.

Ejemplos para las 5 etapas del Design Thinking

Ahora, comencemos con los ejemplos de Design Thinking. El primero será ficticio y nos permitirá explicarte cómo llevar a cabo cada etapa de la metodología.

Se trata de un negocio de alimentos que desea buscar una solución a la disminución de las ventas aplicando la metodología Design Thinking:

1. Ejemplo de la etapa de Inmersión

Para empatizar con sus clientes, el negocio de venta de alimentos se encarga de estudiar las necesidades actuales. Al hacerlo, se determinó que las preferencias del público objetivo cambiaron en los últimos meses.

Debido a que el negocio no tiene los alimentos que desean comprar sus clientes, estos prefieren visitar otras tiendas para encontrarlos.

2. Ejemplo de la etapa de Definición

Teniendo en cuenta la información obtenida al empatizar, el negocio determinó que sus clientes prefieren la comida orgánica. Esa es la razón por la que sus ventas han disminuido, pues no cuenta con alimentos de esta clase.

Además, se estableció que, aunque apliquen una solución eficiente, puede surgir un problema: ¿cómo sabrán las personas que la tienda de alimentos ha empezado a vender productos orgánicos?

3. Ejemplo de la etapa de Idealización

En esta fase se presentaron una gran cantidad de ideas, la principal es comenzar a vender alimentos orgánicos. Además, se planteó la opción de incluir productos que, en comparación con los que prefieren los clientes, sean más atractivos.

En cuanto al problema de la falta de conocimiento sobre la venta de alimentos orgánicos, surgió la idea de hacer publicidad mediante las redes sociales.

4. Ejemplo de la etapa de Prototipado

Las ideas seleccionadas para la fase de prototipado fueron estas:

  • Vender los alimentos orgánicos que prefiere el público objetivo.
  • Promocionar los nuevos productos a través de las redes sociales del negocio.

La manera en la que se hizo el prototipo de estas soluciones fue mediante una gráfica. En ella, se incluyeron los productos orgánicos más comprados por los clientes potenciales. Teniéndolo en cuenta, se decidió cuáles se comenzarían a vender.

Otra idea que se planteó en el gráfico fue la forma en la que se promocionarían los productos. La marca determinó cuáles son las redes sociales en las que tiene más presencia y decidió divulgarlos en Instagram y Twitter.

5. Ejemplo de la etapa de Pruebas

Una vez completadas las fases anteriores, el negocio tomó la decisión de probar la solución por un mes. Además, se crearon imágenes, videos y mensajes que serían publicados en las redes sociales para hacer la promoción.

Al terminar el mes de prueba, el negocio analizó los resultados y se determinó que tener una línea de alimentos orgánicos fue una excelente solución, pues las ventas aumentaron. Así que se decidió implementar la solución de forma definitiva.

Esta metodología puede ser aplicada en una amplia variedad de situaciones, incluso cuando estás haciendo un nuevo diseño responsivo en la web de tu marca.

Ejemplos de empresas que aplican el Design Thinking

Ahora veamos ejemplos de Design Thinking en empresas reales que han solucionado problemas de sus clientes gracias a esta metodología.

Consideramos que las siguientes marcas demuestran la eficiencia de una aplicación adecuada del Pensamiento de Diseño:

1. Nike y la innovadora opción que ofrece a sus clientes

Imagen del logotipo de Nike

La ropa, calzado y accesorios que utilizamos revelan una parte de nuestra personalidad. Por eso, muchas veces decidimos personalizarlos y Nike se dio cuenta de esto al aplicar el Design Thinking.

Teniendo en cuenta su descubrimiento, Nike creó Nike By You, que consiste en personalizar las zapatillas, camisetas y otros productos de la marca. Así, demostró que valora la creatividad de quienes compran en sus tiendas.

Nike By You fue una excelente manera de atraer nuevos clientes y de fidelizar a quienes se decidían siempre por la marca.

2. La Ópera de San Francisco y el aumento de la venta de entradas

Imagen del logotipo de la ópera de San Francisco

Actualmente, ver una producción de ópera en vivo no es algo que todas las personas quieran hacer. La Ópera de San Francisco experimentó las consecuencias de esto, pues las ventas de sus entradas disminuyeron.

Esto causó otros problemas, como la falta de recursos para realizar las producciones. Para encontrar una solución, la Ópera de San Francisco aplicó el Design Thinking mediante Class Partners de la Universidad de Stanford.

Al hacerlo, se determinó que la raíz del problema era que el público pensaba que la ópera era anticuada, pretenciosa y aburrida. ¿Qué solución aplicaron?

Crearon Barely Opera, un espectáculo que se lleva a cabo en un entorno más informal. Además, la producción es más moderna. Los resultados fueron excelentes, pues la venta de entradas aumentó.

3. Oral-B tiene en cuenta las preferencias en limpieza dental de sus clientes

Imagen del logotipo de Oral B.

Una marca tan reconocida como Oral-B no se queda atrás cuando se trata de innovación, por eso, no vende únicamente cepillos dentales clásicos.

Cuando aplicó el Design Thinking y empatizó con sus clientes, determinó que una duda frecuente entre sus consumidores es si están cepillándose adecuadamente. ¿Cómo la resolvió?

Oral-B diseñó el cepillo Genius 8000 que tiene Bluetooth, 5 modos de limpieza y conexión con la aplicación de la marca. Entre las innovadoras funciones de este producto están:

  • Análisis del cepillado.
  • Sistema para asegurarse de que el cepillado tenga la duración adecuada.
  • Batería recargable.
  • Recopilación de datos mediante la presión aplicada al mango y la inclinación del cepillo.

El Genius 8000 fue un éxito en ventas, pues con él los clientes tienen la garantía de cepillarse de forma adecuada.

Combina la metodología Design Thinking con otras 

El Design Thinking puede combinarse con otras metodologías, como el método Lean, ofreciendo grandes beneficios a los negocios.

Si te interesa combinar dos o más metodologías, a continuación, te mostramos algunos ejemplos de Design Thinking en este sentido:

1. Design Thinking con la metodología Lean

Una vez que aplicas las fases del Pensamiento de Diseño, puedes complementar esta metodología con Lean. El objetivo es optimizar la aplicación de las soluciones desarrolladas.

Usa el  Design Thinking para estudiar las necesidades de tus clientes y crear soluciones y la Lean cuando quieras aplicar las ideas generadas.

2. Metodología Agile y Design Thinking

Ambos te permiten generar soluciones que beneficien a tu negocio. En el caso de Agile, te centras en buscar una solución integral mientras te enfocas en las necesidades de tus clientes.

Por otro lado, el Design Thinking te ayuda a completar el enfoque que se da al público objetivo. Las ventajas de unirlas son:

  • Hacer inversiones confiables y más consistentes.
  • Implementar estrategias acertadas.
  • Soluciones con enfoque técnico y, al mismo tiempo, completamente orientadas a los usuarios finales.

¡Aplica el Design Thinking y da a tus clientes la importancia que merecen!

Tu público objetivo tiene mucha relevancia cuando quieres aplicar soluciones innovadoras en tu negocio. Como pudiste apreciar con los ejemplos de Design Thinking, cada marca lo aplica de forma distinta, pero todas tienen algo en común: 

¡El enfoque en los clientes!

Si los tienes en cuenta, lograrás tener éxito al gestionar proyectos con Design Thinking.

Existen muchas otras metodologías útiles para tu marca, como la SCRUM, y es importante que recuerdes que puedes combinarlas con el Pensamiento de Diseño. 

Sin duda, vale la pena implementar Design Thinking en tu negocio y complementaro con otras técnicas de gestión.